Testimonio de Arturo Arizmendi Gomez / Sanidad

Le doy gracias a Dios por el milagro hecho en mi vida. En el mes de marzo me tuve que hospitalizar para que se me hiciera una cirugía de separación de la vejiga de los intestinos. Postrado en el hospital siempre oraba y alababa a Dios.  Vine a Healing Rooms,  y doy gracias a Dios por las oraciones, Dios inclinó su oído.   Después de esos seis meses le doy gracias a Dios por que estoy sano, continuo trabajando en la obra de Dios. Gracias Dios porque me permitiste ver a mi familia mas unida. Padre celestial a ti es toda la honra toda la gloria y toda alabanza; gracias Padre por mi sanidad. Amén

Padre Celestial,  a Tí es toda la honra toda la gloria y toda alabanza; gracias Padre por mí sanidad, amen.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *