¿Qué se necesita para encontrar tu propósito?

por Paulette Horvath 

Equipo Builder Destiny Arising

Desde el momento en que nacemos necesitamos perseverancia. Piense en el proceso natural de desarrollo y crecimiento, es necesario para todo lo que hacemos.

Por ejemplo, observa el nacimiento de un niño.

Se necesitan 9 meses en el útero de una madre para desarrollar un bebé, después de esto el bebé aprende a rodar, gatear y caminar.

Se necesitó perseverancia para poder caminar, no ocurrió con el primer intento. Se necesitó levantarse poco a poco para caer de nuevo y este proceso se repitió hasta que aprendimos a caminar por nuestra cuenta. Caernos no nos detuvo. No nos dimos por vencidos porque poseíamos la capacidad de lograr lo que se necesitaba para caminar.

A medida que crecemos utilizamos esta habilidad de perseverancia una y otra vez. Lo necesitábamos para completar nuestra educación y convertirnos en un estudiante de por vida.

En nuestras carreras, no somos promovidos a ser presidentes de una compañía de la noche a la mañana. Se necesita trabajo duro y perseverancia.

Por supuesto hay obstáculos, desafíos, pequeños desvíos e incluso algunos cambios de vida importantes que vienen en nuestro camino, pero si adoptamos una actitud de no renunciar nunca, incluso cuando fracasamos, seguiremos adelante.

A veces el fracaso puede ser nuestro mejor maestro sabiendo que el fracaso lleva al éxito y el éxito se logra a través de la perseverancia y la dedicación a la meta que nos hacemos.

Toma la decisión de no dejar que la actitud de nuestros padres o de nuestros compañeros nos condicione a renunciar. A veces pensamos que esto es normal. Si eso te pasa necesitar adoptar una nueva actitud. Tienes la perseverancia necesaria para el éxito.

Rodéate de personas positivas.

Aquí hay algunas frases para animarle a seguir:

«No importa lo lento que vayas, siempre y cuando no te detengas.» Confucio

«Siempre parece imposible hasta que se logra.» Nelson Mandela

«Muchos de los fracasos de la vida son personas que no se dieron cuenta de lo cerca que estaban del éxito cuando se rindieron».

Thomas A. Edison

«Continúo para llegar al final de la carrera y recibir el premio celestial por el cual Dios nos está llamando por medio de Cristo». Pablo

Todo el mundo quiere sentirse con valor y con un propósito en esta vida. La gente intenta de muchas maneras lograr esto: la fiesta, el éxito, las posesiones o tratando de ser perfecto. Después de poner toda nuestra confianza en los esfuerzos humanos, seguimos siendo limitados. El apóstol Pablo aprendió esto después de tratar de ser el judío perfecto, su “auto justicia” no lo satisfacía, pero después de un encuentro con Jesús, su propósito cambió. Él dijo: Porque mi propósito ahora es tener una relación profunda e íntima con Jesús. Él quería entenderlo claramente, conocer el poder de Su resurrección, participar en Su sufrimiento y ser transformado a Su imagen. (Filipenses 3:10).

Padre, muéstrame si he puesto mi confianza en mi propio esfuerzo. Quiero que mi propósito en la vida venga de mi relación contigo. Quiero saber más de ti. 

Recuerda: ¡Todo requiere perseverancia!

Paulette Horvath