Diezmos y ofrendas por Ingrid Fiehn

¿Sabía usted que deshonrar las leyes de Dios traerá consecuencias a su vida. Además, es bueno recordarle que  Dios estableció las mismas para que las cumpliéramos y  nunca para cuestionarlas.

Mire, Dios  puso al hombre  en el jardín del Edén  para que éste lo  cultivara  y lo cuidara, de hecho,  le  dio  esta orden,  en  Génesis 2.15 al 17    :«Puedes comer del fruto de todos los árboles del jardín,   menos del árbol del bien y del mal. No comas del fruto de ese árbol, porque si lo comes, ciertamente morirás.» Pues, por   si no sabía,  este versículo es representativo del Diezmo,    mire   al Adán y Eva   tocar  este árbol   , cuando Dios había dicho, “de todos menos de éste…” entramos en deuda con el Señor.       Él dejó claro que , » no podían  tocar lo que era de Él » ,  y en cuanto al diezmo nos dice que  es  sagrado,   es santificado  para  Él,  es santo   y  nos dice  ; » No toques lo que es mío » , tienes todos los recursos,  tienes todo lo que necesitas,  pero ,  no tomes de lo que es mío, y esto no está en cuestión!

Ahora, entendamos bien, el diezmo es el 10 por ciento de nuestras entradas, Dios nos habla de que demos el diezmo de todas nuestras entradas, lo que va a hacer el diezmo   es abrir esa cuenta del cielo que tiene su nombre,  y le  dará  derecho a que la bendición sea derramada sobre usted!

La ofrenda, es lo que determina su aumento en las finanzas, cuando ofrendamos se desatan bendiciones,  se desatan las finanzas.  Ahora,  a Dios no le vamos a ganar nunca en generosidad, y Él está esperando que tengamos un corazón dador y alegre como el de Él. La ofrenda sin el diezmo no funciona,  le informo que la ofrenda sólo trabaja cuando se ha diezmado y ha  pagado su  deuda. A alguien escuché que dijo,   » es como comer en un restaurante y dejar propina sin pagar la cuenta’’, verdad que no tiene sentido, dar propina   no te libera de no pagar la cuenta.

Si nosotros, obedecemos como Él lo manda, si nosotros le tememos como Él manda,  seremos bendecidos, eso es lo que Él quiere,  bendecirnos que vivamos una vida llena de  éxito en todos los aspectos. Él nos quiere prosperar en todo, no sólo en el alma, en la salud, en las relaciones, en la familia, en el trabajo, en el negocio, sino en las finanzas también!

Yo siempre explico esto y les digo PRUÉBALO, y claro que la gente se me queda viendo, cómo que pruebe a Dios, y le digo si, anda hazlo, es en el único libro de la Biblia que dice que lo probemos… Mal. 3:10-12 “Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probádme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos. Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos”.

Ahora  ya sabes, por lo mismo,   te exhorto que te  arrepientas; a que le pidas perdón a Dios por tu falta de conocimiento.   Y te invito a que lo hagas, ahí  donde Dios te ha llevado a congregarte, donde tú te alimentas de la Palabra de Dios.   Ya basta que nos estemos equivocando y estemos provocando a Dios, queriendo hacer como queremos, estamos deshonrando a Dios y su iglesia.

Te invito a que repases las citas bíblicas que menciono y  oremos, Padre Celestial te pido perdón, por  todas estas faltas, te pido perdón por haberte robado, por pensar que me puedo esconder de ti, negociar o anteponer mis necesidades, en vez de tus leyes y principios, hoy,  entiendo porque no hay  ese rompimiento en mi vida,  que tanto necesito. Límpiame Señor y líbrame de tomar y comer lo que no es mío, sino tuyo. Y gracias,  por todo lo que me das, todo lo que me has bendecido, en el nombre de Jesús amén.  Hoy determino pagarte el diezmo, cumplir  sabiendo que esto  garantiza    mi cuenta en el cielo, para que cuando traiga mi ofrenda, ésta sea de bendición para  mi vida, para mi casa donde me congrego y donde Tú, Padre me has traído, además, reconozco que esta promesa de bendición, también alcanza a mis generaciones, Padre gracias por abrirme los ojos.   AMÉN!

Por favor, le pido lea estos versículos para que realmente sepa que es lo que Dios quiere para nosotros en cuanto a las finanzas.

Versículos para leer: Gen. 2:1, Deut. 14.22 -26, Deut.7.8-11, Mt. 6:32, Prov.3 9, Deut. 7:12, Heb. 7:4, Ecc.10:19, Mal. 3:8-12, 3 Jn.1.2

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *