Dios nos protege por Ángeles Esquivel

El miedo es una emoción que nos puede controlar, de tal manera que causa inseguridades en nosotros mismos, nos hace reaccionar a situaciones con enojo, impotencia, odio, etc.

Estas reacciones se pueden exteriorizar o bien te las puedes reservar para conservar tu imagen, ya que aunque conoces a Dios, pero dejamos que el miedo tome control en ciertas áreas de nuestra vida podemos seguir actuando de manera errónea.  Así que tenemos que tomar la decisión de confrontar estos miedos y decidirnos por conocer más la palabra de Dios.

En mi caso particular tomé esta decisión de buscar más a Dios y  comprometerme a leer  Su palabra, fue cuando me encontré con el Salmo 91:1.2 que dice: “El que habita al abrigo del altísimo, morará bajo la sombre del Omnipotente; y dije yo a Jehová: Esperanza mía y castillo mío, mi Dios en quien confiaré” . Fue allí cuando me  di cuenta de que  Dios nos protege como buen padre, porque nos ama tal y como lo dice en Jeremías 31:3

Jehová se manifestó a mi hace mucho tiempo diciendo: con amor eterno te he amado, por lo tanto te prolongué mi misericordia.”, También en Job 17:3 nos recuerda que Él es nuestra protección, está cerca de nosotros y Él es el único que al final responde por nosotros. Ya que Él nos escogió desde el principio de los tiempos.

No hay Dios tan amoroso como El.

Él es un padre de amor, vela por nosotros de día y de noche, nos protege en todo tiempo.  Si como yo quieres estar bajo la protección de Dios, tenemos que buscarlo todos los días en oración y escudriñando Su palabra para conocerle mejor, pues Él nos anhela celosamente. (Santiago 4:5)

De modo que la oración y la lectura de la Palabra serán un canal en el cual podrás encontrar recompensas como:

  1. Confianza plena en dios
  2. Ningún arma forjada tocará nuestra morada
  3. Paz
  4. Seguridad de que no estamos solos
  5. Gozo
  6. Identidad
  7. Nuestra fe se fortalece
  8. Seguridad de que el cumple sus promesas

 

Es tiempo de que tomes estas recompensas

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *