El Corazón por Perla Dávila de Rivera

La palabra “corazón” es una de las palabras más usadas frecuentemente en la Biblia. Viene 876 veces.

Mateo 12:33-35

“…porque por el fruto se conoce el árbol… Porque de la abundancia del corazón habla la boca. El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas.”

También Mateo 7:16-18 dice:

“Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos.  No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos.”

Un fruto siempre es el resultado del árbol que está detrás de él. No se puede producir ningún fruto sin árbol y ningún fruto puede ser diferente del árbol que lo produce. El Señor usa esta figura aquí para decirnos que lo que un hombre da es el resultado y la analogía directa del tesoro que tiene en el corazón. Un buen tesoro produce buen fruto, y un tesoro malo produce fruto malo. Como en Proverbios 4:23 dice:

“Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.”

Del corazón mana la vida, estos son los resultados del fruto que damos en nuestras vidas. El corazón y lo que hay dentro de él determinan los frutos que saldrán de él.

¡Cuida tu corazón!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *