Familias Sanas por Joanna M

Siempre he pensado que la familia es una de las montañas de influencia más importante ya que de ésto depende el futuro de nuestra sociedad, el crear niños y niñas sanos, que se convertirán en hombres y mujeres de bien. Últimamente en estos días hemos visto muchos cambios en la sociedad; feminismo a todo lo que dá, nuevas leyes en la identidad de género, la legalización del aborto, entre otras cosas. Y a diferencia de generaciones atrás vemos que hay un gran cambio en la manera en que la sociedad está caminando; la manera en que los jóvenes y adolescentes están llevando su vida, tomando el camino fácil de los vicios incluso algunos llegando al suicidio, por esa falta de identidad y por el no haber sanado heridas de la infancia ó llenar un vacío interior que solamente Dios puede llenar.

Pero ¿desde dónde empieza todo?, los defectos de carácter, los traumas, ataduras y las cosas que a veces impiden avanzar, todo esto empiezan la mayoría de las veces desde la niñez, esas heridas de la infancia que no han sido sanadas. La mayoría de nosotros somos muy afortunados ya que hemos tenido ésta revelación aquí en Casa (CO) pero a veces es importante recordarlo. No importa cuánto tiempo llevemos conociendo la palabra, ó siendo cristianos, por ejemplo, en mi caso, perteneciendo a una familia cristiana, no garantizó que mi vida fuera completamente libre de ataduras y fortalezas, y haber tenido una identidad correcta, tuve y he tenido errores… =) dónde me desvíe del camino y he pasado por varios procesos, pero gracias a Dios que siempre con amor nos regresa a él, y cada día seguimos aprendiendo.

Se necesita volver a las bases, volver a Dios, volver al diseño original, hacer un inventario y sanar las heridas, ir desde el comienzo de donde empezó todo, y traer a la memoria cada vez que tengamos alguna actitud o pensamiento que no van de acuerdo con lo que Dios nos enseña. «Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable, si hay alguna virtud o algo que merece elogio, en esto meditad.» Filpenses 4:8 Reconocerlo traerlo a la luz y pedir entendimiento para poder arrancar de raíz todo lo que no es de él, entregárselo para poder limpiar nuestra tierra y así poder ser tierra fértil en donde se puede sembrar y que el fruto no esté contaminado. «Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará. Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.» 2 Cor. 3:16-18.

Es necesario que nosotros como padres enseñemos a nuestros hijos sobre una identidad correcta y del temor de Dios desde su temprana edad. «Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.» Proverbios 22:6.

Tenemos que tomar nuestro lugar en nuestra Familia y en la sociedad en la que estamos viviendo, ser reformadores (agentes de cambio), empezando primero por nosotros, arrancando de raíz lo que nos impida avanzar, solo así podremos ayudar a otros, que de esto se trata la vida de compartir lo que Dios ha puesto en nosotros, y también compartir lo que hemos superado gracias a su gracia y amor, que lo que hemos superado nos da autoridad sobre otra situación parecida por la que alguien este pasando, siempre buscando el darle el honor y la gloria a Dios, porque todo viene de Él, existe por Él y para Él.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *