Las promesas de Dios por Ana Itzel

Al poco tiempo de  acepte a Jesús como mi señor y salvador  me enseñaron a que las promesas que están en la biblia son para declararlas en tu vida y darles vida.Entonces tomé esta promesa:

Hechos 16:31 Cree en el Señor Jesús; así tú y tu familia serán salvos –le contestaron.

Yo oré y tomé esta palabra, la creí  y al pasar el tiempo he podido ver  el cumplimiento de ella. Primero fueron mis hermanos y mis padres, luego Dios me sorprendió estando junto con mi familia de visita en Morelia, Michoacán, en casa de una prima y su familia,  nos toco ver una pelea muy fuerte entre ella y su esposo, en ese momento recuerdo muy bien que oré para que Dios tocara a todos.

Pasaron muchos años para que yo los volviera ver, mi sobrina que en aquel entonces era una pequeña niña. Al volver a verla me enteré que ella es una misionera, y en este momento esta de misión en la Paz, Baja California,  apoyando una iglesia, y no solo ella sino muchos de mis primos también se congregan ahora en sus ciudades, con varios me ha tocado poder asistir a sus congregaciones cuando los he estado visitando.

Dios es fiel y cumple sus promesas, pero no sólo esta promesa se ha cumplido en mi vida,  todo Isaías 54, lo he declarado en mi vida y Dios sigue sorprendiéndome, Él es fiel.

Dios , nuestro papá nos ha dejado un testamento, sólo esta en que vayamos, tomemos sus promesas y Él que es fiel y justo nos va a sorprender conforme a su perfecta voluntad.

Hoy yo te invito a que empieces con el Salmo 12, lo medites, lo declares en tu vida y lo hagas vida.  Si lo haces, ¡Dios te va a sorprender!.

Salmos 112 – Biblia Traducción en Lenguaje Actual

¡Alabemos a nuestro Dios! ¡Dios bendice a quienes lo adoran y gozan cumpliendo sus mandamientos!.Los hijos de la gente honrada dominarán el país y serán siempre bendecidos.Tendrán en su casa muchas riquezas, y siempre triunfarán en todo.Como son bondadosos, justos y compasivos, guiarán a la gente honrada como una luz en la oscuridad.La gente buena es generosa: presta a quienes le piden, y maneja bien sus negocios.La gente buena jamás fracasa; siempre se le recuerda con cariño. Nunca le asalta el temor de recibir malas noticias, pues confía en Dios de todo corazón.No tiene por qué preocuparse, ni por qué sentir miedo; hasta mira con aire de triunfo a todos sus enemigos.Siempre que ayuda a los pobres, lo hace con generosidad; en todo sale triunfante, y levanta la cabeza con orgullo.Cuando los malvados ven esto se enojan y rechinan los dientes, pero acaban por perderse. ¡Los planes de los malvados siempre fracasan!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *