Ministerio de Misericordia por Casa de Oración

“Porque nunca faltarán pobres en tu tierra; por eso te ordeno, diciendo: Con liberalidad abrirás tu mano a tu hermano, al necesitado y al pobre en tu tierra” (Dt. 15:11)

Es imposible leer las epístolas de Santiago y de Juan sin reconocer el requerimiento de ayudar a otros que están en necesidad.

Juan usa la falta de inquietud por las necesidades de otros como evidencia de la falta de amor (1 Juan 3:17,18). Por lo tanto, nosotros sabemos que el verdadero propósito de la asistencia social (suplir las necesidades de otros) es demostrar el amor de Dios a través de nosotros. Un observador de afuera tendría que concluir que hay muy poca evidencia del amor de Dios en la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús. Esa es exactamente la conclusión a que llegan muchos perdidos.

La Iglesia está más interesada en los edificios, programas y promociones, que en el cuidado del necesitado.

El ministerio de misericordia tiene el objetivo de promover entre nosotros las oportunidades para mostrar el amor que Dios ha puesto en nosotros para apoyar a nuestros prójimos necesitados.

Debemos participar ya que Dios nos ha puesto a las personas necesitadas para expresar su amor a través de nosotros. Efesios 2:10.

En este ministerio se ayuda a cualquier persona que esté en necesidad sin importar raza, credo, ni procedencia social (como lo enseñó nuestro Señor Jesucristo con la parábola del buen Samaritano).

Así, los que podemos participar, que somos todos los miembros de la iglesia, tenemos que hacer algo para suplir la necesidad de alguien, no importa donde viva, siempre hay gente necesitada a nuestro alrededor y no hay justificación para no brindarle nuestra ayuda.

Referencias bíblicas de misericordia aquí son algunas:

Misericordia Bíblica:

Ruth: Libro de Ruth.

José: Mateo. 1:16-24, 2:13, Lucas 1:27, 2:4-51, 3:23, 4:22, Juan 1:45

Jeremías: (a menudo llamado «el profeta que llora») libro de Jeremías.

Raquel: Génesis. 29:31, 35, 46, 48:7, Ruth 4:11; 1 Samuel. 10:2; Jeremías. 31:15.Rebeca: Génesis 22:23, 24:29-35, 8:49.

Jesús: Mateo. 15:32, 14:14, 9:36, 19:14, Lucas 7:13, Juan 11:3. Así que te invitamos a poner en práctica la palabra de Dios.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *