No al desánimo por Linda Suárez

¿Por qué voy a inquietarme?

¿Por qué me voy a angustiar?

En Dios pondré mi esperanza y todavía lo alabaré.

¡Él es mi Salvador y mi Dios!

Salmo 42:5

 

Durante este mes, Dios me llevó a expandir mi mundo. De que no se trata de ver de forma microscópica la vida, sino de forma telescópica.

Muchas veces nos enfocamos demasiado en las pequeñeces, que en las grandes para las cuales Dios nos diseñó.

 

¿Y qué si no tengo la edad que tenía hace 10 años?…¿Acaso detuvo eso a Abraham o a Sara?

Acaso no fue Dios quien cumplió Su promesa, Su propósito y Su destino?

¿No fue Abraham acaso un hombre que gobernó en Su lugar de promesa?

Es nuestra fe que Dios premia, y no el esfuerzo del hombre. Porque Dios no comparte Su gloria con nadie. Dios es quien cumple Su palabra, lo único que tenemos que hacer es obedecer. No permitas que nada, ni nadie te detenga a alcanzar para lo que fuiste llamado.

Tú sigue caminando y no permitas que los prejuicios que las incorrectas conclusiones de los demás, te limiten.Si te tiran piedras, úsalas para construir peldaños, o mejor aún, despliega tus alas y vuela….porque en algún momento Dios nuestro Padre, revelará sus corazones y te pondrá mesa delante de tus enemigos, y mejor aún, gobernarás sobre ellos. Y tú, estarás listo, porque tu corazón fue humilde y sencillo delante de Dios.

 

Bendícelos y sigue caminando.

Que la paz de Cristo que sobrepasa todo entendimiento humano, prevalezca sobre cada uno de ustedes.

Bendecidos!

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *