Obediencia y Recompensa por Ana Dalia García

Algunas veces no nos gustarán, o no estaremos de acuerdo con sus planes, pero si confiamos en Él tenemos la plena seguridad que todo obra para bien. (Hebreos 11:1)

Para obedecer debemos saber perfectamente o tener siempre presentes las leyes o mandamientos a seguir. Prov. 20:27 Dios nos ha dado conciencia para que podamos examinarnos a nosotros mismos.

Si estamos atentos y seguimos sus enseñanzas y sabemos cuál es nuestra recompensa la podemos arrebatar y vemos inmediatamente su gloria, su poder (milagros) sanidad y lo que pidamos porque Él nos ama y nos complace. (Mateo 25:21)

Gracias Padre por tu gran amor ese es la primera enseñanza. Ámense los unos a los otros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *