Renovando Nuestra Mente por Alejandra Fildalgo

Cada cosa que hacemos proviene de un pensamiento que la produjo.
Nuestros pensamientos pueden trabajar a nuestro favor o en nuestra contra. Por eso el Padre quiere que llevemos todos nuestros pensamientos cautivos a obediencia, porque si no llevamos nuestros pensamientos cautivos a obediencia, somos nosotros los que quedamos capturados en ese pensamiento, y un pensamiento equivocado abre la puerta a un comportamiento negativo.
En Santiago 1:2-4 dice » Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.»

Creemos que las pruebas nos van a retrasar, a frustrar, desesperar y que no nos van a dejar nada bueno. Pero en su palabra dice que éstas son para llevarnos a la madurez y que no nos falte nada en cuanto a carácter y fortaleza.

Oséa que con cada prueba viene una promoción, y eso si es algo por lo que debemos alegrarnos, porque si no tuviéramos esas pruebas, nunca avanzaríamos de nivel y nos quedaríamos estancados en la comodidad.

Y cuando conocemos la palabra de Dios y sabemos que la victoria ya nos fue dada, podemos pelear la batalla con nuestra mente pensando en la victoria y eso es lo que vamos a obtener. Pero cuando dejamos que nuestros pensamientos nos lleven a la duda, al miedo y ansiedad, le estamos regalando al enemigo esa victoria que Jesús gano para nosotros y podemos perder la batalla.

Así que cuando sentimos que nuestros pensamientos se empiezan a desviar de las verdades de Dios, tenemos que ordenarles que se sujeten en obediencia y pedir la mente de Cristo para poder ver nuestra situación desde Su perspectiva, y así podemos regresar a un estado de Paz y nos podemos gozar en las pruebas, sabiendo que el gozo del Señor es nuestra fortaleza.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *