Reyes y Sacerdotes para Nuestro Dios y Padre por Carlos Servín

La Palabra de Dios es muy enfática en nuestro llamado e investidura como Reyes y Sacerdotes, y este llamado se nos ha dado a través del Sumo Sacerdocio de Jesucristo nuestro Señor, Salvador, Rey y Sacerdote.

Él es El Sumo Sacerdote por excelencia y La Palabra nos dice

» Tampoco Cristo se glorificó  a sí mismo haciéndose sumo sacerdote, sino que ese honor se lo dio El que le dijo: » Tú Eres Mi Hijo, Yo te he engendrado hoy «, y que en otro lugar también dice » Tú eres Sacerdote para siempre según El orden de Melquisedec » (Hebreos 5,5-6 ).

Este mismo honor que el Padre le dio a Jesucristo nos lo ha dado a nosotros, por lo que ese llamado sublime que nos ha dado para ser reyes y sacerdotes, es parte del plan perfecto del Señor, para que a través de nosotros, Su pueblo , establecer y ejercer Su Autoridad en El Nombre de Jesús y regresar todas las cosas al Orden Divino que Él planeo desde toda la eternidad :

¨  En cambio ustedes son linaje escogido, sacerdocio  real, nación santa, pueblo adquirido para anunciar las alabanzas de Aquel que nos ha llamado de las tinieblas a su luz admirable.  (1 Pedro 2, 9)

ES ALGO GRANDIOSO EL SER REYES Y SACERDOTES

Es algo grandioso saber quiénes somos al haber sido redimidos por La Sangre de Jesucristo, Señor y Rey de nuestras vidas. La Palabra de Dios nos dice que somos hijos, siervos, embajadores, discípulos, enviados, apóstoles, profetas, pastores, evangelistas, maestros, amigos del Señor, instrumentos de bendición, y más roles, pero a la vez la redención también nos revistió como Reyes y Sacerdotes para Nuestro Dios y Padre, y tenemos una gran encomienda que va acompañada de Su Autoridad, de Su Poder y de Su Reino; así lo dice Su Palabra y establece que por La Sangre del Cordero reinamos sobre la tierra.

¨Eres Digno de tomar el Libro y abrir sus Sellos, porque fuiste degollado y compraste para Dios con tu Sangre, hombres de toda raza, lengua, pueblo y nación y has hecho de ellos Reyes y Sacerdotes para Tu Dios y Padre, y reinarán sobre la Tierra”.   (Apocalipsis 5, 9 y 10 )

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *