Testimonio Ana Victoria Galindo/ Sanidad del alma

Cuando acudí a los Healing Rooms vine sin  saber  que eran, así que no sabía que esperar o que decir, fue mi mamá quien me hizo la cita e insistió que viniera.
Los Ministros me explicaron todo muy bien, oraron por mi  con mucha fe en Dios.
Entendí que la oración  tiene tanto poder que yo testifico que el resultado en ese mismo momento fue impresionante.  Me sentí desde entonces muy bien, me dijeron que es como una herida que tiene que sanar. Seguiré acudiendo a mis citas hasta que esté completamente sana. Hasta que me sienta bien.
Los bendigo.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *