Testimonio Eli

Desde que llegue a los cuartos he sentido mucha paz y entendimiento de mi vida. Me ha brindado la certeza de la presencia de Dios y el Espíritu Santo en mi andar y claridad en cada paso que doy.

Y lo más evidentemente mi sanidad física, se me quito un padecimiento de vértigo que se había estado en mi vida de una manera permanente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *