Testimonio Lourdes Torres

Al entrar me sentí en un lugar seguro, pude hablar de lo que me pasaba, sentí la necesidad de hablar con Dios y me dieron muchas ganas de llorar por que sentí Su presencia. Definitivamente salí diferente y renovada.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *