Un Amor incondicional por Anakaren Benitez

Tener amigos no es algo sencillo. Son las personas que debes valorar en tu vida.

Tener un amigo no es solo decir que lo tienes, tomarte fotos con ellos y ya está.

Mantener una amistad requiere de mucha dedicación, esfuerzo y tiempo para frecuentarse y para escucharlos. Los amigos son  las personas que están ahí cuando algo muy bueno o algo muy malo te pasa, para estar ahí en los momentos más importantes de su vida y esperar que ellos también este en los tuyos.

A veces he llegado a sentir que le fallo a alguno de mis amigos, pero aun así que he tratado ser lo más frecuente con cada uno de ellos, preguntarles como han estado, y el no estar en comunicación con ellos tan seguido me hace sentir una culpa enorme.

 

Pero pensándolo bien, esto mismo pasa con la relación que debemos tener con Dios, más que con cualquier ser humano en esta Tierra. Sabemos que hay muchas distracciones, ocupaciones y demás que nos podrían hacer perder ese contacto e intimidad con Dios, pero es cuestión de esforzarse y darte cuenta que cuando tu acudes a su palabra, no podrás conseguir mejor consejo, consuelo y amor incondicional como el que él te da.

 

Le agradezco a Dios por haberme escuchado cuando lo he necesitado y por haberme acompañado cuando lo quería a mi lado, él nunca me abandona. Por eso aprendido que yo tampoco nunca dejarlo en segundo plano y siempre serle fiel.

Ésta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido.

1 Juan 5:14-15

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *