Vivir en otra dimensión por Jorge Iglesias

Doy gracias a Dios por la vida de Ana Méndez y su pasión tan grande por su ministerio. Durante el pasado fin de semana, se rompieron cadenas, se quitaron vendas de los ojos y nos fue impartido un mayor entendimiento sobre el propósito de Dios en nuestras vidas.

En lo personal, durante mucho tiempo había tenido la concepción de que resulta irrelevante conocer las cuestiones concernientes a las obras del enemigo y la manera en que opera, mientras me mantuviera en la presencia de Dios. Pero lo cierto es que, al conocer cómo opera el enemigo, cuáles son los obstáculos que nos impiden tener una comunicación directa con Dios, tales como la cultura en la que vivimos, las maldiciones generacionales, las tradiciones que imperan en nuestra sociedad y al observar en las escrituras que existe una vasta enseñanza al respecto, se abre un mayor entendimiento en las cosas de Dios y podemos utilizar de mejor manera las armas que nos han sido dadas por Nuestro Señor.

Para mí fue alentador saber que podemos vivir en otra dimensión, en la cual podemos tener un contacto consiente con Dios y en donde es posible discernir los planes del enemigo, independientemente de que yo, al día de hoy, no haya tenido una experiencia de ese nivel. Más bien, esto me sirve de motivación para entender que me debo esforzar cada día más y más por alcanzar estos niveles, que es finalmente lo que Dios espera de cada uno de nosotros. Recomiendo ampliamente todos sus libros, especialmente el de “Regiones de Cautividad”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *