Testimonio de  Cristina Azuara Fernández /Sanidad de Columna

Doy testimonio de que Cristo es mi amor más grande, quien me sana y me acompaña en todas las pruebas de la vida. Doy testimonio de que Cristo ha sanado mi cuerpo todas mis vertebras, todos mis nervios y ha desinflamado todo mi cuerpo. Mis manos son sus manos, no soy yo quien actúa, él actuará por mí.

Gracias a Dios y gracias al ministerio de Healing Rooms por preocuparse por nosotros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *