De músico a Adorador por Plinio Rodriguez

Desde joven me gustaba la música y sin saber varias veces toque para el Señor en la alabanza ya que tenía amigos cristianos, yo no creía mucho en los cristianos porque no hacían lo que decían, y yo estaba decepcionado de ellos, pero desde entonces Dios tenía un propósito para mi vida. Después me case con Diana, una mujer de descendencia cristiana y nos reuníamos con puras parejas cristianas, después comenzamos a congregarnos en una iglesia presbiteriana por 10 años.

De pronto mi yerno cae en una enfermedad de presión alta siendo el muy joven; al escuchar de un ministerio llamado Healing Rooms, mi yerno acudió y al orar por él recibió sanidad completa, esto provoco en mi esposa una gratitud con el Señor y por un tiempo ella siguió acudiendo todos los días a orar; y así fue como llegamos a Casa de Oración.

La primera vez que vinimos a mí me gustó mucho escuchar claramente la palabra y por supuesto la alabanza, así que decidimos quedarnos. Después de varios cambios que hubo en la alabanza un día se presentó la oportunidad de unirme al grupo, en ese tiempo teníamos un maestro quien nos guiaba, pero cuando tocábamos yo todavía tenía temores e inseguridades que no me dejaban adorar como Dios quería: paso el tiempo y hubo otro cambio donde nos quedamos solos, sin músicos más que una joven y yo; a partir de ese momento supe que Dios quería hacer algo, yo realmente no quería tocar porque sentía que no teníamos dirección pero el Señor se encargó de poner en mi confianza y aunque no sabíamos mucho empezamos a tocar y el Señor nos daba las piezas que deberíamos tocar, muchas sin conocerlas, quede impresionado como era tan natural para mi seguirlas; comencé a sentir que me emocionaba y muchas ganas de llorar, yo no sabía que me pasaba pero era el Espíritu Santo que me tocaba, nunca pensé sentir eso, ahora me gozo en poder tocarle a Él.

Estoy muy agradecido por la paz que me ha dado a lo largo de estos 3 años que llevo congregándome aquí, nunca pensé estar en el lugar donde estoy y ver todo lo que Dios ha hecho en mí y en mi familia.

En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios
Isaías 61:10

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *