La fe por Maythe Esquivel de Calderón

“Es pues la fe la certeza de lo que se espera,  y la convicción de lo que no se ve”  Hebreos 11:1

A lo largo de mi vida cristiana, que ya son más de 35 años, este tema de la fe ha sido una constante, ha sido un tema en el que me ha costado mucho crecer, pero agradezco a Dios que en su infinita misericordia me ha traído al lugar correcto, con las personas correctas y en el tiempo correcto: CASA DE ORACIÓN.

En este verano cumplo 3 años de congregarme en esta maravillosa casa en la cual he aprendido y crecido como nunca antes, sobre todo en la fe.  En estos tres años es como si todo se hubiera  revolucionado en mi vida, cosas por las que había esperado por años y que por cuestión de  mi falta de fe no había alcanzado, pero que aquí en tan poco tiempo he aprendido a declarar, a decretar y a arrebatar las cosas tan grandes y maravillosas que Dios ya ha preparado para que yo disfrutase.  Es cierto que no lo he alcanzado todo aún y que sigo aprendiendo, creciendo y desarrollando la fe.

Quiero compartirles el último testimonio sobre el desarrollo de mi fe que ha sido impactante aun para mi, y es en relación a mi trabajo, como ya saben yo soy maestra y el medio en el que he laborado es el particular, y bueno mi trabajo anterior en el cual ya tenía dos años ya estaba robando tiempo para mi familia y mi vida en general por el horario tan extenso que tenía que cubrir y que cada día demandaba más de mi.  Desde inicio de este 2015 comencé a orar sobre un cambio laboral  que cumpliera con mis necesidades en todos los aspectos, y así fue que comencé a activar mi fe, ya que oraba y actuaba enviando mi  curriculum  a los colegios en los cuales yo creía podían ser una buena opción para mi, y así pasaban las semanas y los meses, oraba y actuaba en fe creyendo en todo tiempo que Dios había escuchado mi petición y mi deseo pero como NADA sucedía, ni una llamada ni un correo NADA.  Ya era Mayo y yo conociendo el medio sabía que los colegios que son precavidos comienzan su proceso de reclutamiento desde que regresan de vacaciones de semana santa y ya comenzaba a inquietarme, pero seguí firme orando, declarando que la bendición para sus hijos es completa y no a medias, haciendo memoria de las promesas de Dios para mi vida de bendecirme, de reprender al devorador pues nunca he dejado de diezmar ni de ofrendar y le recordaba a Dios sobre estas cosas, sabiendo que El es soberano y que ve más allá de lo que yo puedo y afianzando mi fe en todas las promesas que están en Su palabra.

Ya en Junio comenzaron a llegar algunos correos y llamadas para entrevistas e iba viendo como la mano de Dios me respalda y abre camino para sus hijos, pero no era nada de lo que yo esperaba, pues no cumplían con las necesidades que yo estaba contemplando y para rematar la situación de espera mi patrón nos llama a junta y nos dice, todas están en la libertad de buscar opciones de trabajo ya que no todas serán re contratadas para el próximo ciclo escolar. UPS!!! Esa noticia confirmaba mi decisión de buscar un nuevo empleo pero al mismo tiempo ponía un poco más de presión para mí en la búsqueda de ese nuevo empleo.

Paso el mes de Junio y las cosas seguían igual algunas entrevistas pero nada que llenara las expectativas y pero la esperanza en mi no desvanecía como sucedía en años atrás que llegaba hasta el punto de la desesperación y la rebeldía para con el Señor.  Así llegó el día 15 de Julio en que culminaba mi tiempo de trabajo  y no tenía nada salvo unas tres opciones que parecían ser indicadas, pero había tenido un sueño en mi última semana de trabajo en la cual yo me veía abriendo las puertas a un colegio que no conocía pero que sabía que era un colegio grande y muy bonito, así que me anclé a eso y aunque mi oración no había decaído ese sueño avivó en mi la esperanza y la fe de saber que Dios me ama y que El tiene cuidado especial de mi y de mi familia.

Al final Dios me guió a la puerta correcta y en menos de una semana se cumplió todo el proceso de contratación, ya que  envíe un último correo el viernes de la semana que había concluido en mi anterior trabajo, el sábado me contactan para una entrevista con la directora académica y la directora administrativa, el jueves me estaba realizando los exámenes médicos y psicométricos y el lunes de la siguiente  estaba firmado el contrato e iniciando labores. Todo en menos de 10 días!!!  Bueno es DIOS!

Agradezco enormemente las enseñanzas de nuestros pastores y el ejemplo que son de perseverancia en la oración.  Por su fe que nos impregna y nos anima a seguir creyendo.  Pero sobre todo GRACIAS a nuestro Padre Dios que cumple sus promesas y los deseos del corazón, que no miente y que tiene especial cuidado de sus hijos.

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *