Testimonio

De la nada haciendo un movimiento me dió un dolor en la espalda baja que me inmovilizó, no podía ni sentarme ni pararme y gritaba del dolor, inmediatamente no dude en hacer mi cita en Healing Rooms y asi pasé la noche, habían momentos que quería irme al hospital, hasta que tuve mi cita al día siguiente. Me habían dicho que esos dolores duraban hasta meses, jamas perdí mi Fé y estaba expectante a lo que el Espíritu Santo iba hacer con la oración y el poder del acuerdo en el nombre de Jesús, sabía en que el dolor se me iba a ir pronto y asi fué de no poderme mover ese día el dolor disminuyó y a los tres días ya estaba perfecta , Gloria a Dios! Su fidelidad es grande

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *