Testimonio Alan Garcia

Dios me sorprendió.

Rentaba un departamento en el cual estaba batallando en pagar, después de venir a orar,  la dueña me busco para decirme que ya no me iba a cobrar la renta.

Gloria a Dios.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *