Testimonio de Maria Hernandez  / Sanidad del Alma

Llegué a Healing Rooms  con un gran pesar en mi alma,  me encontraba triste,  preocupada  y con mucho dolor en mi corazón. Al empezar a platicar de mi situación no pude contenerme las ganas de llorar llevaba  11 meses viviendo así, después de orar me sentí liberada y en paz.

Dios a través de las personas que oraron por mi  me recordó que no estoy sola.

Además, aprendí que  existe una balanza donde esta  Dios y lo que yo decido hacer.

Pero que apartada de Él,  nada puedo hacer.

Siento como si Dios fuese mi guardián.

Gracias Healing Rooms , gracias a Dios por su amor.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *