Testimonio Ericka Requenes

Llegue a Healing Rooms con tristeza, dolor y desesperación dentro de mi corazón. Ahora sé que el haber llegado aquí era parte del plan de Dios. Gracias Healing Rooms por enseñarme a tener paz con Dios y seguir adelante.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *