Testimonio Maricela F

Llegué con un dolor fuerte de espalda, no podía estar sentada por mucho tiempo.

Me voy completamente sorprendida, sin dolor y con una paz espiritual muy linda.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *